Sindicato Médico

   
  
 
    Secciones


 

 

    Servicios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta del Presidente (abril 2003)


Estimado compañero:

Podemos congratularnos con el triunfo de CEMSATSE en las recientes elecciones en el Área de Salud de Ávila. Con el acuerdo al que llegaron en julio pasado, la intención de la Administración Autonómica y de los sindicatos de clase, al incluir a funcionarios y estatutarios en el mismo área electoral, estaba clara, quitarnos representatividad. Sin embargo nunca el sindicalismo profesional tuvo tanto éxito. De los 21 delegados que componen la Junta de Personal hemos conseguido 11; SAE-USCAL, 3; UGT, 3; CCOO, 2 y CSIF-CSI, 2.

Las causas de este éxito podemos hallarlas en la superación de las diferencias entre especializada y primaria, entre interinos y propietarios, entre médicos de familia y generalistas, entre hospital de arriba y de abajo y en la concienciación por parte de todos de que, tras la creación del Sacyl, tenemos el protagonismo casi exclusivo del sector médico en nuestras relaciones laborales en esta Autonomía.

Estos resultados, lejos de anclarnos en el triunfalismo, deben llenarnos de satisfacción por la confianza depositada en la que es por naturaleza la organización sindical profesional en el sector sanitario, agradeciéndolo profundamente, y animándonos a seguir peleando en la defensa del colectivo.

Continuaremos abiertos a la colaboración con el resto de fuerzas sindicales del sector para que juntos hagamos un frente común en todo lo que redunde en beneficio de nuestros colegas.

Desde estas líneas es justo reconocer el esfuerzo de un grupo de compañeros que han trabajado durante la campaña electoral para que nuestros mensajes llegaran al resto de los componentes del censo, tanto en el sector médico como en el de enfermería; que han formado parte de las listas electorales; que han informado y facilitado el voto por correo; que han participado como interventores y apoderados en las distintas mesas, para que todo el proceso fuera limpio y transparente, y, en fin, que han animado a los votantes a ejercer su derecho, logrando una participación del 70,82 %.

Por ser una minoría cualificada, un colectivo claramente diferenciado con el resto de las categorías, el horizonte de nuestros objetivos está puesto en establecer un convenio – franja para el colectivo de titulados superiores que trabajamos en el SACYL (negociación directa y exclusiva de nuestros temas) y a conseguir una equiparación salarial y de condiciones de trabajo con nuestros colegas de otras autonomías y europeos (que en muchos casos ganan cinco veces más que nosotros).

Hasta llegar ahí el planteamiento hemos de hacerlo a dos niveles: autonómico, junto con el resto de compañeros de otras provincias que todavía tienen pendientes las elecciones, y en nuestro Área de Salud.

En el autonómico tendremos que impedir que la Administración, en connivencia con los demás sindicatos de clase, intente nuevamente crear una única Mesa de Negociación en toda la Comunidad (la de la Función Pública), lo que nos desvirtuaría el éxito alcanzado en la Sectorial de Sanidad y nos abocaría a que los acuerdos alcanzados en ésta estuvieran supeditados a la ratificación en la de la Función Pública, que como es de suponer dependería de los intereses de los demás sindicatos.

El Estatuto Autonómico de Personal Médico que incluya la Carrera Profesional, un nuevo Sistema Retributivo acorde con la preparación y responsabilidad que tenemos y la aplicación de la Directiva Europea que fija el tope de 48 horas para el trabajo semanal, son las metas para los próximos cuatro años. Exigiremos que se cumplan la filosofía y plazos del proceso de consolidación de empleo que se está desarrollando, el estudio de dietas y desplazamientos en Atención Primaria, el incremento de la hora de guardia, la reestructuración de la docencia – asistencia para los Residentes, la jornada laboral, la estructuración de la Formación Continuada, la reorganización de los contratos de los Médicos de Refuerzo en Atención Primaria y de los de Guardia en Atención Especializada, la potenciación de la Salud Laboral y reivindicaremos el cumplimiento del “Acuerdo Marco” en todo su contenido.

En el Área de Ávila exigiremos el cumplimiento de la legalidad a la hora de que salgan a concurso las plazas vacantes, que se limiten los contratos temporales, que se dote a los hospitales y centros de salud de las plantillas necesarias para poder cubrir las necesidades asistenciales de los pacientes, que se reubique a los interinos que pudieran verse desplazados por la OPE, que se termine con los contratos-basura en refuerzos y guardias y la restricción de la libertad en el ejercicio profesional.

Habitualmente los políticos, sean del signo que sean, nos utilizan para satisfacer sus intereses, descargan sobre nosotros las culpas de sus errores, enfrentándonos con los pacientes, nos acusan de incrementar el gasto sanitario y no admiten que critiquemos sus “maravillosas” reformas. No cejaremos hasta conseguir que la Administración nos reconozca y nos respete. Estando a las puertas de unas elecciones autonómicas, quizá sea el momento adecuado para recordárselo.

No siempre puede conseguirse lo que se pretende a la primera y sin mecanismos de presión. La primera forma de presionar a la Administración es presentarse en una negociación con la más amplia representatividad del sector. Después, exigir el cumplimiento de las leyes, normas y acuerdos; brindarles diálogo, proponerles pactos y soluciones y, por último, si no se nos escucha, retirarles nuestra colaboración y denunciar su conducta ante los poderes correspondientes y ante la opinión pública, mediante los métodos que en cada momento se consideren más idóneos, dentro de la legalidad vigente.

Los afiliados debemos entender que nuestra colaboración no ha terminado con la emisión del voto. Cada cual, en la medida de sus posibilidades, debe aportar ideas, sugerencias, informes de situaciones y episodios, participación en asambleas o grupos de trabajo y, en definitiva, apoyo a las decisiones de la mayoría. De esta forma el poder con el que contamos como colectivo y que hemos alcanzado en las urnas se materializará en logros de los que podamos sentirnos satisfechos.

Si no estás afiliado, te invitamos a que te unas a nosotros. Encontrarás los cauces para poder desarrollar tus inquietudes. Ten siempre presente que si alguien puede poner todo su empeño en defenderte será quien que tenga tus mismos intereses y que la unión hace la fuerza.

Agradezco tu confianza y deseo que éste sea el principio de un esperanzador y prometedor futuro en la consecución de nuestros fines para que el ejercicio de nuestra profesión nos sea gratificante a la vez que beneficioso para los pacientes.

Un saludo.

         Miguel Otero Gómez