Sindicato Médico

   
  
 
    Secciones


 

 

    Servicios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CESM rompe con el Ministerio de Sanidad y movilizará a los médicos


No se ha cumplido ninguno de los puntos acordados en el pacto firmado en La Moncloa en julio de 2013, destinado a reflotar el SNS y mejorar la gestión del mismo

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que cuenta con más de 50.000 afiliados en la sanidad pública y es por tanto la principal fuerza del sector, hace pública hoy en rueda de prensa su ruptura con el Ministerio de Sanidad ante el incumplimiento por parte de éste de los acuerdos firmados en La Moncloa el 30 de julio de 2013 con el Foro de la Profesión Médica, del que forma parte los colegios (OMC), el sindicalismo profesional que encarna nuestro sindicato, todas las sociedades científicas y los decanos y estudiantes de las Facultades de Medicina.
Asimismo, CESM ha decidido movilizar a los médicos para dar respuesta a la situación actual, que se caracteriza por tener una sanidad bajo mínimos, con unas listas de espera ocultas pero que seguramente son una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento, y unos profesionales desmotivados por las trabas burocráticas del sistema y la escasez de recursos para llevar a cabo una asistencia de calidad.
Los acuerdos ahora impugnados incluían, en efecto, acabar con los recortes en la sanidad pública y dotarla de los recursos humanos, técnicos y financieros que necesita para cumplir con su esencial misión. En este sentido, se urgía a los partidos a alcanzar, de una vez, un pacto político que deje a la Sanidad fuera de las refriegas políticas y se vuelque en la defensa de un sistema sanitario que se hallaba entonces, y más ahora, seriamente comprometido.
Contemplaban también dedicar más dinero público a la sanidad, al menos hasta igualarnos con la media de lo que dedican los principales países de la Unión Europea. Sin embargo, el porcentaje de PIB destinado a la sanidad pública ha seguido cayendo hasta situarse ahora en el 5,9%, casi un punto menos que en 2009 y tres o cuatro puntos por debajo de la aportación que realizan naciones europeas con las que habitualmente nos gusta compararnos. Tampoco se ha dado satisfacción al objetivo de que la financiación sanitaria de las CCAA se haga con carácter finalista, es decir, obligando a que esa partida se destine a la salud y no a hacer carreteras o a otros fines mucho menos defendibles.
Asimismo, los médicos urgíamos en esos acuerdos a que el Ministerio liderara el órgano de gobierno del SNS, el llamado Consejo Interterritorial, al objeto de acabar con la dinámica habitual, consistente en que se toman pocas decisiones con carácter general y, además, cada comunidad autónoma es libre, en la práctica, de llevarlas a efecto en su ámbito territorial
Adicionalmente, se aceptó –-y también se ha incumplido– el compromiso de poner fin a la sangría de profesionales, porque hoy son más que nunca los servicios médicos que carecen del personal suficiente para atender debidamente su demanda asistencial.