Sindicato Médico

   
  
 
    Secciones


 

 

    Servicios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CESM insiste en que los médicos españoles tienen salarios bajos

  • El salario de un médico español aumenta un 9,1% desde sus inicios hasta la jubilación
  • El secretario general de CESM asegura que el modelo retributivo actual establece desigualdades y agravios entre los profesionales
  • “Los MIR son mano de obra barata”

PATRICIA VILLANUEVA / La Coruña:

El secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Carlos Amaya, destacó de nuevo el martes en La Coruña la necesidad de que las retribuciones de los médicos españoles se equiparen con la media europea. Amaya, que también ostenta la secretaría general de la Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS), quien está pronunciando diversas conferencias por Galicia, ya defendió el lunes en Vigo la necesidad de una planificación por parte de las administraciones competentes para evitar un incremento de la carencia de especialistas en España.

Amaya explicó que desde que un médico inicia su carrera profesional hasta que se jubila, su salario, exceptuando los complementos, aumenta un 9,1% al pasar de 33.000 a 36.000 euros. Esta subida salarial es muy diferente a la de los demás países de la Unión Europea, donde la retribución media anual de un médico al comienzo de su vida profesional es de 55.000 euros y de 85.850 al final, lo que supone un incremento del 70% en su salario.

“Esto es muy grave”, manifestó Amaya durante una conferencia en el hospital Materno Infantil Teresa Herrera de La Coruña, donde afirmó que, además, “el modelo retributivo no facilita la motivación profesional” y apuntó que, con figuras como los complementos específicos o las guardias, “se establecen desigualdades y agravios que distorsionan la vida laboral”.

El secretario general de la CESM señaló que “se necesita un cambio de planteamiento” en el sistema retributivo de los médicos y agregó que es prioritario modificar las condiciones de la jornada laboral de estos profesionales. En este sentido, dijo que “hay autonomías que ya hablan de las jornadas de 35 horas”, e indicó que “los médicos, como cualquier otro profesional”, tienen “derecho al descanso semanal”. “El modelo español de organización sanitaria tiene que cambiar en el ámbito especializado y primario”, afirmó, y añadió que “hay que planificar los recursos dependiendo de la evolución de las enfermedades y la demanda”.

Críticas a la figura del gestor.

Amaya manifestó que en los últimos años se ha producido un cambio importante en la organización sanitaria y que los médicos han pasado de una situación donde tenían una función definida y una sensación de estabilidad a un sistema cambiante en el que tienen funciones compartidas y sensación de desaliento.

En este sentido, señaló que, actualmente, los médicos, las enfermeras, los directivos de los centros sanitarios y el resto de los trabajadores se encuentran en un mismo plano y que por encima de todos se encuentran las gerencias. “Por cada médico que se ha incorporado al sistema sanitario, han traído a cuatro gestores”, afirmó, e instó a la Administración a “que demuestre para qué sirven tantos”. El secretario general de la CESM afirmó que las gerencias “están vinculadas al poder político” y destacó la necesidad de que se establezcan direcciones técnicas gerenciales “distintas a las de ahora y con profesionalización”.

Asimismo, dijo que es prioritario que se establezcan para los médicos incentivos a largo plazo, que se apueste por la estabilidad laboral y los contratos fijos y por la movilidad entre comunidades autónomas. En este sentido, afirmó que “es más fácil que un médico de Galicia se vaya a Francia que a Castilla y León” y apuntó que la movilidad entre comunidades autónomas no existe y sí entre países miembros de la Unión Europea. Por este motivo, aseguró, los médicos se van a otros países donde hay mejores retribuciones y donde existe una mayor consideración social.

Los MIR, mano de obra barata

Carlos Amaya se refirió a la situación de los médicos internos residentes (MIR) y criticó que “la oferta de plazas está muy por debajo del número de licenciados”. Asimismo, señaló que de los más de 9.000 recién titulados que optan a una plaza, unos 4.000 no la obtendrán ni conseguirán formación MIR. “Se da una paradoja”, añadió, “faltan especialistas en España y no se convocan plazas, y, en otros países, hay una penuria de especialistas que causa la salida de los médicos españoles”. El secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) manifestó también que los MIR “deberían tener mejores condiciones desde el punto de vista profesional” y apuntó que, a día de hoy, “son mano de obra barata”.
jueves, 20 de febrero de 2003.

Publicado por: Medios de Comunicación
En: Diario el Observador